Para los más abandonados

27 Jun

                           “Sois el hospital más cercano para los abandonados de nuestro tiempo”.

ugandacomboEn medio de las líneas de una carta que tiene aroma de aprecio y agradecimiento, Francisco anima a la Hna. Dorina Tadiello y a las Misioneras Combonianas a hacerse cercanas, a ser regeneradoras, no solo de fuerzas saludables para la vida sino para la humanidad.

El Obispo de Roma, impresionado por lo que le decía la misionera sobre el Dr. Matew Lukwiya, que fue médico en el Hospital St. Mary Lacor de Gulu, norte de Uganda- África, se interesó por conocer la vida y el valor del entonces director sanitario que ha hecho tanto bien contribuyendo en crear esperanza para el futuro de África, que cuenta con tantos corazones generosos capaces de curar las heridas de los pobres que para nosotras son “la carne de Jesús”.

La historia y vida de este joven médico ugandés, promesa de la medicina en Liverpool, ciudad en donde terminó la especialización en Pediatría tropical y en donde se le pidió quedarse como profesor universitario, parece la expresión viviente del sueño de un África que se salva gracias a las africanas y africanos.

En realidad, Mattew aunque le fascinaba la idea de quedarse en Liverpool, decide regresar entre los Acholi, para ayudar especialmente a su pueblo, para que los estudios que hizo y su especialización pudiesen ser un servicio a quien había crecido con él. Y el servicio del Dr. Lukwiya fue una bendición para el hospital de Gulu. El joven médico fue la primera persona que lanzó en el año 2000 la alarma sobre el ébola avisando a la Organización Mundial de la Salud (OMS) y poniendo en pie una coordinación capaz de asistir en primera línea a las víctimas contagiadas.

Ebola_0021

La Hna. Dorina, ahora superiora provincial en Italia y entonces médico en el reparto de infecciosos, se quedó al lado del Dr. Mattew más de un mes asistiendo a los enfermos con generosidad y sin límites, algo que le costó la vida al joven médico de 43 años.

A partir de la primera sospecha del ébola, en Octubre del 2000, a la muerte de Lukwiya , el 5 de Diciembre del mismo año y gracias a su urgente mediación el 6 de Febrero del mismo año la OMS declara que el peligro del ébola en Uganda ha terminado.

Para rendir un homenaje al “indomable valor” del doctor Matthew Lukwiya, al l generoso servicio como médico y de la misionera dirigido a las personas más indefensas del Norte de Uganda, Papa Francisco ha decidido de escribir a la Hna. Dorina, asegurándole oraciones y a su vez pidiéndoselas. Sin olvidar el consejo: “sed hospital de campaña”, entregaos y sed generadoras de vida en abundancia”, habría dicho Comboni.

La Redazione di Combonifem: revista de las Misioneras Combonianas.

Dos mujeres valientes

19 Jun
Loreto School in South Sudan

Una estudiante del Loreto School en Rumbeck, Sudán del Sur

Escribo hoy sobre dos mujeres de Sudán del Sur. Una de ellas, misionera cuya vida acabó trágicamente la semana pasada por la inacabable violencia que sufre el país; la otra, una joven que, contra todo pronóstico, ha conseguido graduarse en la Escuela de Loreto en Rumbeck: dos mujeres de gran personalidad, con orígenes muy diferentes, mujeres cuyas palabras transmiten un poderoso y conmovedor testimonio.

La primera de estas mujeres es la hermana Veronica, de la Congregación del Espíritu Santo, médico y administradora del hospital y muy conocida por todas nosotras. A principios del 2014, poco después del estallido de violencia en Sudán del Sur, Veronica escribió las siguientes palabras llenas de fe:

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Sr.Veronica en el hospital

“Hace poco alguien me preguntó porqué seguía aquí. Sigo porque Jesús siguió su camino y no lo abandonó cuando llegaron las dificultades. Él aceptó el sufrimiento, las adversidades y cargó com la cruz hasta el final. Fue fiel al deseo del Padre. Él siempre estuvo com la gente, no los abandono. Siempre estuvo preparado para aceptar la muerte, porque los quería. Yo soy discípula de Jesús y sigo sus huellas con la fuerza del Espíritu Santo. No puedo dejar a la gente de Sudán del Sur porque los quiero. Ellos son felices con nuestra presencia aquí, por rezar com ellos, por estar construyendo juntos este joven y frágil país. La gente necesita nuestro apoyo, nuestro sacrificio y ayuda económica. Llegados a este punto, me gustaría agradecer a todos los que nos sostienen com su oración y ayuda. Estamos llamadas a ser un signo de esperanza en estos tiempos de oscuridad. Dios nunca nos abandonará porque Él es nuestro Enmanuel, nuestro Dios con nosotros”.

La segunda es una joven que conocí en una de mis visitas al Loreto School y que me escribió lo siguiente (sólo he cambiado su nombre):
“Soy Mary Theresa Legge. Soy la primera de una familia numerosa, con seis madrastras y unos cuantos tíos y tías. El tamaño de mi familia me dificultó muchísimo seguir con regularidad el colegio: yo era la que tenía que hacer las labores domésticas, lo que a veces me impedía ir a la escuela.

Mi madrastra me obligaba a hacerlo mientras mis hermanos pequeños iban al colegio. Mi madre se había quedado embarazada de mí cuando era una chiquilla. A mi abuelo no le gustaba mi padre, así que la casó con otro hombre, que me dio a mis madrastras, con las que estoy ahora. Esas mujeres no eran nada buenas conmigo y no paraban de mandarme trabajar con unas y otras. A veces, llegaba tarde a clase porque antes tenía que fregar o barrer, ir a por agua y preparar el desayuno antes de salir para el colegio. Cuando llegaba, las puertas estaban cerradas y muchas veces mis profesores me pegaban por llegar tarde. Eso me hacía llorar con mucha amargura, porque nadie entendía por lo que estaba pasando.

rumbek-students

Si me iba sin hacer las tareas de casa, mi madrastra me pegaba y me dejaba sin almorzar y sin cenar. El almuerzo no me importaba tanto porque estaba acostumbrada a pasar sin él. Por la mañana, de camino al colegio, pasaba por el mercado y me compraba algo para merendar después de las clases. Soltaba la mochila al llegar a casa y me iba directa a la cocina a preparar la cena. Sólo descansaba cuando llegaba la noche y compartía un estrecho colchón com otras dos primas. Mi padre solía salir muy temprano por la mañana y ya no volvía hasta por la noche. Él no sabía nada de lo que estaba pasando, pero tampoco yo intenté contárselo porque podría pegarme y eso era lo último que yo quería. Por eso me lo callé todo.

La mayor parte de las amigas de mi edad estaban que pasando por algo muy parecido intentaban encontrar marido y a mí me aconsejaban lo mismo. Me decían que era la única forma de encontrar un poco de paz y amor, pero yo me negué. Mi padre se esforzaba mucho porque yo asistiera al colegio, a pesar de que académicamente yo no era muy buena. Los recursos para educarnos también eran escasos. Me costó mucho acabar la Primaria.

Milagrosamente, pasé los exámenes. Eso me dio más esperanza e interés por ampliar mis estudios. Después de la Primaria, no tenía ni idea de lo que pasaría. Mi padre no podía costearme los estudios porque había desaparecido la única máquina que le proporcionaba una fuente de ingresos. Se la habían robado uno de los socios. Pero Dios se encargó de abrir otra puerta cuando yo ya estaba a punto de desistir. Mi padre encontró trabajo y yo me enteré de que existía el colegio de Loreto. Recé muchísimo para ser admitida y Dios respondió a mis plegarias. El primer día que llegué me llevaron a la residencia, a la que me acompañó mi tutora. El hecho de que Loreto fuese um internado me hacía muy feliz y sentí que sería mi hogar, un hogar al que quise muchísimo durante todo el tiempo que estuve allí y del que me sentí realmente parte.

La escuela me ayudó a descubrir quién era yo. Durante el tiempo que estuve allí, comencé a mejorar académicamente. Entendí que lo único que necesitaba para resucitar era un sitio como éste y que un internado es el mejor sitio para que las chicas despierten y descubran quiénes son realmente, como me ocurrió a mí. A día de hoy, he terminado mis estudios de Secundaria y trabajo en la escuela, ganando experiencia mientras espero a que Dios me abra otra puerta por la que continuar mi camino. Creo que incluso en la hora más oscura de nuestra vida, Dios puede seguir mostrándonos su gracia y su poder.”

Loreto School in South Sudan

Estudiantes en clase de Química

Todo esto es lo que se puede conseguir, si se facilitan las oportunidades. Actualmente hay cerca de 400 misioneros en Sudán del Sur. Cada uno de ellos podría decir, como dijo Sister Veronica: “Estamos llamados a ser signo de esperanza especialmente en estos tiempos de oscuridad”. ¿Qué esperanza podrían tener niñas como Mary Theresa en una sociedad polígama, si las hermanas de Loreto no hubieran escogido ir a Rumbeck y, sostener el colegio con las generosas donaciones de tantos, hasta convertirlo en un internado de referencia para las chicas? No es fácil ser mujer en Sudán del Sur, pero las misioneras se están encargando crear esperanza en una vida mucho mejor.

Sr. Verónica escribió: Jesús no los abandonó. Estaba dispuesto incluso a aceptar la muerte porque los quería”. Verónica, una mujer llena de talento, dio su vida como tantas otras para que, como Mary Theresa decía supiéramos que “incluso en la hora más oscura de nuestra vida, Dios nos sigue mostrando su gracia y poder”, un poder que no es impuesto por las armas de los soldados, sino que se entrega en la profunda ternura de aquellos que se preocupan por los demás.

Recordamos a estas dos mujeres valientes en su inquebrantable fe, y en el poder de su amor.

Hermano Bill

Por la Evangelización de los Pueblos

15 Sep

10702037_10201652661957719_5395735253813835489_nEl Papa Francisco ha nombrado a Sor Luzia Prémoli, superiora general de las Hermanas Misioneras Combonianas Pías Madres de la Nigrizia, miembro de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos por cinco años.

La Congregación dirige y coordina en todo el mundo la evangelización de los pueblos y la cooperación misionera, salvo las competencias de la Congregación para las Iglesias Orientales; en sus territorios erige y reparte las circunscripciones misioneras según las necesidades; preside el gobierno de las misiones; examina los asuntos y las relaciones enviadas por los Ordinarios, por los Nuncios y por las Conferencias Episcopales; vigila la vida cristiana de los fieles, la disciplina del clero, de las asociaciones caritativas y de la Acción Católica; vigila la marcha de las escuelas católicas y de los seminarios.

En el 150° aniversario del Plan para La Regeneración de África, nuestras felicitaciones a Sor Luzia por un servicio fructuoso y profético, en el espíritu de Daniel Comboni.

Imagen

Una gran alegría

21 Dic

Una gran alegría

Aún hay esclavos que liberar

2 Dic

Imagen

“Como he recorrido una gran parte de África Central y de las costas –donde he estudiado profundamente la raza negra, he sido testigo del abuso que ha cometido con ella la humanidad y me he convertido más de una vez en un pequeño instrumento para impedir la trata de los esclavos”

San Daniel Comboni.

Hoy es el día marcado por Naciones Unidas contra la esclavitud. Hoy sigue estando presente bajo la forma de trata de personas, la explotación sexual, las peores formas de trabajo infantil, el matrimonio forzado y el reclutamiento forzoso de niños para utilizarlos en conflictos armados.

Comboni luchó contra la esclavitud que sufrían muchos africanos, convencidos de que no había diferencias entre nosotros y que todos estamos llamados a la auténtica libertad que nos trajo Jesús.

Boboto Bandeko

20 Nov

001

 

“Boboto Bandeko” La Paz Hermanos

Con estas primeras palabras que aprendí en la misión que el Señor me ha regalado, quiero saludaros a todos hermanos y hermanas.

 

Después de haber dejado con emoción y nostalgia nuestra comunidad en la periferia de Paris, en donde hice una bella experiencia aprendiendo el francés, en el apostolado como catequista y la formación bíblica. Llegué a la Republica Democrática del Congo, los primeros días del mes de julio, y de verdad,fue difícil contener la emoción de estar en esta “Tierra Africana” tan querida por nuestro fundador Daniel Comboni.

 

Fui bien acogida por las hermanas y padres Combonianos de Kinshasa, la capital. Me enviaron a la comunidad del Postulantado, para compartir un poco con las jóvenes y tener el primer contacto con la gente. Me dio mucho gusto ver como las jóvenes viven con seriedad y alegría en esta etapa de formación, apesar de las dificultades. Algo que me llamo la atención fue la belleza de los cánticos y la preparación de la celebración litúrgica, que emocionan y ayudan a rezar. Al poco tiempo recibí mi destinación a la comunidad de Kisangani, que está un poco al Nord-Oeste del país, en donde hay una presencia significativa de la “Familia Comboniana”.

 

También aquí, veo que la acogida y la sonrisa, es la “marca”de la gente, aunque si viven en situaciones difíciles, como: falta de trabajo, precariedad en la educación para los niños, enfermedades como la malaria, el SIDA ytuberculosis. Hay muchos niñoshuérfanos por causa de estas enfermedades. Tienen también problemas con las carreteras y la energía eléctrica, pero nada de esto, quita de sus rostros la sonrisa, la musicalidad y las ganas de luchar por una vida mejor,después de haber sufrido con tantas guerras.

 

Luciene (2)

 

Vivo en comunidad con dos hermanas que son enfermeras, una acompaña directamente los enfermos de SIDA y tuberculosis y también los huérfanos, y la otra coordina un Centro para los niños mal nutridos.

 

Aquí todos hablan tres idiomas: el francés, el lingala y swahili. Así que, he tenido que dedicarme a estudiar los idiomas locales. El apostolado que pude empezar con la lengua francesa, es la catequesis para jóvenes y adultos y las visitas a los enfermos. Les escucho y le llevo la comunión.

 

Estoy muy contenta con el regalo que el Señor me ha dado, aquí en esta misión concreta. Espero poder compartir,cada vez más mi vida con este pueblo Congolés. Sé que le Señor es el único Maestro y Protagonista de la misión y yo deseo ser un instrumento en sus manos. Cuento con vuestras oraciones por todos los misioneros y misioneras que están aquí en el Congo.

 

Que el Señor os bendiga.

MERCI BEAUCOUP

Hna. Luciene Rodrigues Alves

Vídeo

Revisar para seguir hacia delante

13 Nov

Ha dado inicio el día 7 de noviembre el inter-capitulo de las misioneras combonianas en Verona, donde se hará una revisión de los 3 últimos años de recorrido según las decisiones del capitulo general del 2010 y se programaran los siguientes 3 años. Ida hace parte de este encuentro representando a nuestra provincia.

Para más informacion, se pueden seguir el intercapitulo dia a dia en el siguiente enlace:

http://comboniane.wordpress.com/