Tag Archives: Combonianas

Para los más abandonados

27 Jun

                           “Sois el hospital más cercano para los abandonados de nuestro tiempo”.

ugandacomboEn medio de las líneas de una carta que tiene aroma de aprecio y agradecimiento, Francisco anima a la Hna. Dorina Tadiello y a las Misioneras Combonianas a hacerse cercanas, a ser regeneradoras, no solo de fuerzas saludables para la vida sino para la humanidad.

El Obispo de Roma, impresionado por lo que le decía la misionera sobre el Dr. Matew Lukwiya, que fue médico en el Hospital St. Mary Lacor de Gulu, norte de Uganda- África, se interesó por conocer la vida y el valor del entonces director sanitario que ha hecho tanto bien contribuyendo en crear esperanza para el futuro de África, que cuenta con tantos corazones generosos capaces de curar las heridas de los pobres que para nosotras son “la carne de Jesús”.

La historia y vida de este joven médico ugandés, promesa de la medicina en Liverpool, ciudad en donde terminó la especialización en Pediatría tropical y en donde se le pidió quedarse como profesor universitario, parece la expresión viviente del sueño de un África que se salva gracias a las africanas y africanos.

En realidad, Mattew aunque le fascinaba la idea de quedarse en Liverpool, decide regresar entre los Acholi, para ayudar especialmente a su pueblo, para que los estudios que hizo y su especialización pudiesen ser un servicio a quien había crecido con él. Y el servicio del Dr. Lukwiya fue una bendición para el hospital de Gulu. El joven médico fue la primera persona que lanzó en el año 2000 la alarma sobre el ébola avisando a la Organización Mundial de la Salud (OMS) y poniendo en pie una coordinación capaz de asistir en primera línea a las víctimas contagiadas.

Ebola_0021

La Hna. Dorina, ahora superiora provincial en Italia y entonces médico en el reparto de infecciosos, se quedó al lado del Dr. Mattew más de un mes asistiendo a los enfermos con generosidad y sin límites, algo que le costó la vida al joven médico de 43 años.

A partir de la primera sospecha del ébola, en Octubre del 2000, a la muerte de Lukwiya , el 5 de Diciembre del mismo año y gracias a su urgente mediación el 6 de Febrero del mismo año la OMS declara que el peligro del ébola en Uganda ha terminado.

Para rendir un homenaje al “indomable valor” del doctor Matthew Lukwiya, al l generoso servicio como médico y de la misionera dirigido a las personas más indefensas del Norte de Uganda, Papa Francisco ha decidido de escribir a la Hna. Dorina, asegurándole oraciones y a su vez pidiéndoselas. Sin olvidar el consejo: “sed hospital de campaña”, entregaos y sed generadoras de vida en abundancia”, habría dicho Comboni.

La Redazione di Combonifem: revista de las Misioneras Combonianas.

Anuncios

Por la Evangelización de los Pueblos

15 Sep

10702037_10201652661957719_5395735253813835489_nEl Papa Francisco ha nombrado a Sor Luzia Prémoli, superiora general de las Hermanas Misioneras Combonianas Pías Madres de la Nigrizia, miembro de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos por cinco años.

La Congregación dirige y coordina en todo el mundo la evangelización de los pueblos y la cooperación misionera, salvo las competencias de la Congregación para las Iglesias Orientales; en sus territorios erige y reparte las circunscripciones misioneras según las necesidades; preside el gobierno de las misiones; examina los asuntos y las relaciones enviadas por los Ordinarios, por los Nuncios y por las Conferencias Episcopales; vigila la vida cristiana de los fieles, la disciplina del clero, de las asociaciones caritativas y de la Acción Católica; vigila la marcha de las escuelas católicas y de los seminarios.

En el 150° aniversario del Plan para La Regeneración de África, nuestras felicitaciones a Sor Luzia por un servicio fructuoso y profético, en el espíritu de Daniel Comboni.

Imagen

Una gran alegría

21 Dic

Una gran alegría

Boboto Bandeko

20 Nov

001

 

“Boboto Bandeko” La Paz Hermanos

Con estas primeras palabras que aprendí en la misión que el Señor me ha regalado, quiero saludaros a todos hermanos y hermanas.

 

Después de haber dejado con emoción y nostalgia nuestra comunidad en la periferia de Paris, en donde hice una bella experiencia aprendiendo el francés, en el apostolado como catequista y la formación bíblica. Llegué a la Republica Democrática del Congo, los primeros días del mes de julio, y de verdad,fue difícil contener la emoción de estar en esta “Tierra Africana” tan querida por nuestro fundador Daniel Comboni.

 

Fui bien acogida por las hermanas y padres Combonianos de Kinshasa, la capital. Me enviaron a la comunidad del Postulantado, para compartir un poco con las jóvenes y tener el primer contacto con la gente. Me dio mucho gusto ver como las jóvenes viven con seriedad y alegría en esta etapa de formación, apesar de las dificultades. Algo que me llamo la atención fue la belleza de los cánticos y la preparación de la celebración litúrgica, que emocionan y ayudan a rezar. Al poco tiempo recibí mi destinación a la comunidad de Kisangani, que está un poco al Nord-Oeste del país, en donde hay una presencia significativa de la “Familia Comboniana”.

 

También aquí, veo que la acogida y la sonrisa, es la “marca”de la gente, aunque si viven en situaciones difíciles, como: falta de trabajo, precariedad en la educación para los niños, enfermedades como la malaria, el SIDA ytuberculosis. Hay muchos niñoshuérfanos por causa de estas enfermedades. Tienen también problemas con las carreteras y la energía eléctrica, pero nada de esto, quita de sus rostros la sonrisa, la musicalidad y las ganas de luchar por una vida mejor,después de haber sufrido con tantas guerras.

 

Luciene (2)

 

Vivo en comunidad con dos hermanas que son enfermeras, una acompaña directamente los enfermos de SIDA y tuberculosis y también los huérfanos, y la otra coordina un Centro para los niños mal nutridos.

 

Aquí todos hablan tres idiomas: el francés, el lingala y swahili. Así que, he tenido que dedicarme a estudiar los idiomas locales. El apostolado que pude empezar con la lengua francesa, es la catequesis para jóvenes y adultos y las visitas a los enfermos. Les escucho y le llevo la comunión.

 

Estoy muy contenta con el regalo que el Señor me ha dado, aquí en esta misión concreta. Espero poder compartir,cada vez más mi vida con este pueblo Congolés. Sé que le Señor es el único Maestro y Protagonista de la misión y yo deseo ser un instrumento en sus manos. Cuento con vuestras oraciones por todos los misioneros y misioneras que están aquí en el Congo.

 

Que el Señor os bendiga.

MERCI BEAUCOUP

Hna. Luciene Rodrigues Alves

Imagen

25 AÑOS DE “MILAGROSA DEBILIDAD”.

21 Oct

25 AÑOS DE “MILAGROSA DEBILIDAD”.

FE + MISIÓN= 25 AÑOS DE “MILAGROSA DEBILIDAD”.

Ayer, en la Parroquia de Santa María Micaela de la Chana, el Domingo Mundial de las Misiones tuvo un “sabor especial”. Ese saborcillo que tienen las cosas auténticas, bien hechas, a fuego lento, con “amor de madre”… El “saborcillo bueno” de 25 años de vida consagrada al “Dueño de la mies” para caminar junto a su pueblo elegido. Sí, además del Domund, nos unimos para celebrar y dar GRACIAS a Dios por el 25º aniversario de vida consagrada de la Hermana PalmiraMagalhães.

Fue una celebración sencilla y bonita, llena de color y de música, repleta de alegría y de gente… “muy de Palmira” y sobretodo, “muy de Dios”.

Partiendo del lema de este año: FE + CARIDAD= MISIÓN, y “exprimiendo” lo mejor de la Palabra, Palmira compartió con la gente de la Chana el don desproporcionado de su vocación como Misionera Comboniana: “un regalo muy grande, para un cacharro muy frágil”. Nos arrebató el corazón con su testimonio de VIDA BENDECIDA, ENTREGADA y COMPARTIDA con el pueblo cindao de Mozambique. Nos instó a reavivar nuestro ser misionero, impreso en nosotros desde el bautismo, y nos empujó a buscar la justicia del Reino de forma insistente, como la viuda del Evangelio.

Escuchar a esta mujer, tan pequeña y tan grande a la vez, compartiendo con la comunidad el don más grande de su vida: la Buena Noticia del Reino, fue un verdadero regalo para todos los que estuvimos allí.

Después de la Eucaristía, la celebración continuó compartiendo palabras, risas, cantos, danzas y un pequeño “piscolabis”.
Para esta “pequeña comunidad” del postulantado de Granada fue un día grande: porque la casa se ensanchó aún más (se triplicó el número de hermanas presentes normalmente en casa), porque este “pedacito de Granada” fue aún más misionero, porque el regalo cotidiano que es Palmira para nosotras se convirtió en un regalo extraordinario para todos, porque aunque Comboni ya esté con el Padre, su obra, que es la Obra del Padre sigue haciéndose realidad en un “cacharro” tan pequeño y tan grande como Palmira.

A ella y a todas las hermanas que junto a ella celebran 25 años de “síes” cotidianos a Dios y a los pueblos más “pobres y abandonados” ¡GRACIAS!

La comunidad del postulantado de Granada.

Vídeo

¡Feliz día de san Daniel Comboni!

10 Oct

“Estos eran todos elementos heterogéneos, que en primer lugar yo debía poner en perfecta armonía, y conducir a la unidad de propósito y de bandera” Escritos de Comboni.

Vídeo

Diez años después…

5 Oct

O cómo el sueño de Comboni se ha materializado también en la entrega de todas estas misioneras combonianas españolas.

¡Feliz décimo aniversario de la canonización de Daniel Comboni!