Para los más abandonados

27 Jun

                           “Sois el hospital más cercano para los abandonados de nuestro tiempo”.

ugandacomboEn medio de las líneas de una carta que tiene aroma de aprecio y agradecimiento, Francisco anima a la Hna. Dorina Tadiello y a las Misioneras Combonianas a hacerse cercanas, a ser regeneradoras, no solo de fuerzas saludables para la vida sino para la humanidad.

El Obispo de Roma, impresionado por lo que le decía la misionera sobre el Dr. Matew Lukwiya, que fue médico en el Hospital St. Mary Lacor de Gulu, norte de Uganda- África, se interesó por conocer la vida y el valor del entonces director sanitario que ha hecho tanto bien contribuyendo en crear esperanza para el futuro de África, que cuenta con tantos corazones generosos capaces de curar las heridas de los pobres que para nosotras son “la carne de Jesús”.

La historia y vida de este joven médico ugandés, promesa de la medicina en Liverpool, ciudad en donde terminó la especialización en Pediatría tropical y en donde se le pidió quedarse como profesor universitario, parece la expresión viviente del sueño de un África que se salva gracias a las africanas y africanos.

En realidad, Mattew aunque le fascinaba la idea de quedarse en Liverpool, decide regresar entre los Acholi, para ayudar especialmente a su pueblo, para que los estudios que hizo y su especialización pudiesen ser un servicio a quien había crecido con él. Y el servicio del Dr. Lukwiya fue una bendición para el hospital de Gulu. El joven médico fue la primera persona que lanzó en el año 2000 la alarma sobre el ébola avisando a la Organización Mundial de la Salud (OMS) y poniendo en pie una coordinación capaz de asistir en primera línea a las víctimas contagiadas.

Ebola_0021

La Hna. Dorina, ahora superiora provincial en Italia y entonces médico en el reparto de infecciosos, se quedó al lado del Dr. Mattew más de un mes asistiendo a los enfermos con generosidad y sin límites, algo que le costó la vida al joven médico de 43 años.

A partir de la primera sospecha del ébola, en Octubre del 2000, a la muerte de Lukwiya , el 5 de Diciembre del mismo año y gracias a su urgente mediación el 6 de Febrero del mismo año la OMS declara que el peligro del ébola en Uganda ha terminado.

Para rendir un homenaje al “indomable valor” del doctor Matthew Lukwiya, al l generoso servicio como médico y de la misionera dirigido a las personas más indefensas del Norte de Uganda, Papa Francisco ha decidido de escribir a la Hna. Dorina, asegurándole oraciones y a su vez pidiéndoselas. Sin olvidar el consejo: “sed hospital de campaña”, entregaos y sed generadoras de vida en abundancia”, habría dicho Comboni.

La Redazione di Combonifem: revista de las Misioneras Combonianas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: