Tag Archives: Combonianas
Vídeo

Mi vida en Chad

17 Jul

 

 

A través de fotografías, compartimos los distintos momentos de la vida de Magdalena Ribas, Misionera Comboniana en Chad, principalmente, en el campo de la salud.

¡Gracias a todos los que han colaborado, de una u otra manera, a hacer realidad nuestra misión en tierras chadianas!

Anuncios

Abrazadas a la cruz de Centroáfrica

5 Jul

Imagen

 

Nuestra Semana Santa este año ha sido verdaderamente especial. La pasión de Jesús continúa hoy, en este pueblo, en este país, Centroáfrica. ¿Hasta cuándo, Señor?

El miércoles santo también nosotros como muchos otros, hemos hecho la experiencia de la fuga. Ha sido una huida a toda prisa, comunitaria. Cada una de nosotras, en este periodo somos siete, porque las hermanas de Zomea se han unido a nosotras por seguridad, hemos comenzado quien a llevar las máquinas a un escondite, quien a hacer agujeros en el huerto para meter algunas cosas, quien a poner el ordenador bajo la leña, quien dejó un poco de dinero sobre la mesa y quien pasando por allí lo recogió pensando que fuese un olvido, quien escondió la Eucaristía… y luego… de carrera la huida, el corazón latía fuerte … íbamos con un grupo de personas, en camino hacia un lugar seguro, en la selva.

Nos detuvimos en un lugar, pero dijeron que había que cambiar porque estábamos demasiado cerca y nos podrían disparar, los proyectiles podrían habernos alcanzado. Entonces tomamos un pequeño sendero entre raíces, ramas y piedras… que llegaba a un pequeño hangar, una simple protección del sol, que pegaba fuerte. Cada uno hacía sus comentarios, los niños más pequeños lloraban, y luego rezamos el Rosario: así el corazón se quedó en paz, al menos así nos pareció aparentemente.

Estaba ya caso oscuro cuando nos aseguraron que los rebeldes no estaban y entonces de nuevo nos pusimos en camino con la gente y entre malezas y zarzas remontamos la colina…nos parecía caminar detrás de Jesús y lo hacíamos aunque si el miedo era bien visible. En este día, tal vez por primera vez, sentimos fuertemente la cercanía de la gente, su solidaridad, su amor, lo que realmente nos quieren. Ha sido la primera gran manifestación de amor hacia nosotras y no podremos nunca olvidarlo.

También el viernes santo ha sido diferente. No obstante las muchas versiones sobre lo sucedido en los días precedentes, nos hemos reunido con los cristianos para seguir a Jesús en la vía de la cruz, para venerar esta Cruz Santa. Terminado todo, hemos regresado a casa, eran las 21:15, y a este punto escachamos varios disparos. Pensábamos que hubiesen ya entrado en la concesión. Enseguida nos refugiamos en el pasillo, porque nos parecía más protegido, y desde este momento un silencio de tumba envolvió a Bagandou. ¡Una noche de mil demonios ha sido este viernes! Aquello era el toque de queda, pero eso lo hemos sabido después.

Imagen

 

Mientras estábamos reunidos para la vigilia pascual alrededor del fuego, se veían mujeres y niños pasar con sus envoltorios para irse a esconder en la selva. Un éxodo que continúa en la historia de los pueblos y de los países. En esa noche santa, con un cielo lleno de estrellas y la luna que aclaraba todo, el corazón de muchos continuaba a estar inquieto, y lo está todavía, porque las cosas no mejoran.

El Cristo vencedor de la muerte está presente como Aquel que está vivo entre nosotros y la Palabra de Dios quiere recordarnos también y sobre todo en esta situación, que cada una de nosotras está llamada a dar testimonio al Dios de la vida, de la paz y de la ternura.

Pascua de Resurrección. Pascua de liberación. Pero, ¿dónde está esta liberación? La gente no puede y no quiere continuar a escapar. La gente quiere volver a vivir su vida ordinaria hecha de pequeñas cosas. La gente quiere volver a ponerse en pie y nosotras queremos ayudarla a hacerlo. Paso de la esclavitud a la libertad, del mal al bien y que todo centroafricano pueda dejar el desierto en el que vive hoy, para entrar allí donde fluye leche y miel.

El Resucitado nos pide que seamos instrumento de amor, de misericordia, nos pide que seamos canales a través de los cuales él pueda regar esta tierra árida y martirizada haciendo florecer frutos de paz, alegría y perdón. Él nos pide hacer causa común entrando en las heridas de este pueblo para tratar de curarlas. Y como Comboni hizo causa común con los más pobres y abandonados, así nosotras, hoy, estamos llamadas, a ejemplo suyo, a tener los mismos sentimientos de una madre, sentimientos que llevan a la atención, a un corazón abierto, a la disponibilidad, a la preocupación por el otro.

Él nos quiere este momento “madres” capaces de aliviar los sufrimientos y de infundir esperanza en los corazones destrozados, temerosos y cerrados, capaces de ser luz en medio a tanta oscuridad, capaz de dar vida y vida en abundancia. Madres y mujeres de reconciliación, capaces de entrar con valentía en todas las contradicciones que invaden el corazón de este pueblo centroafricano. Madres y mujeres que no se encierran en el “cenáculo” por miedo a los rebeldes sino que tienen el valor de continuar a dar el anuncio de la Resurrección:”¡No está aquí, ha Resucitado!”

También nosotras como Comboni queremos contemplar la cruz con ojos y corazón de apóstoles. Este estar ante la Cruz, es para nosotras fecundo y estamos seguras de que “las obras de Dios nacen y crecen a los pies de la Cruz”. Por esto, como lo ha sido en Comboni, también en cada una de nosotras el amor a Cristo, a la cruz y a este pueblo del rostro traspasado, se funden en unidad de vida. Es precisamente ahí, a los pies de la cruz contemplada y aceptada que nace en nosotras la urgencia de hacer gestos que dicen todo nuestro ser “madres”.

La fuerza de nuestro carisma nos estimula a permanecer en las situaciones de riesgo, a hacer causa común con el pueblo asumiendo su realidad en una solidaridad concreta, tratando de dar una respuesta generosa y al mismo tiempo audaz. Esto quiere ser una expresión de la entrega de sí, de ese consagrarse y ponerse en camino sin jamás volverse atrás.

También nosotras, a ejemplo de nuestras primeras hermanas y de tantas otras que las siguieron, queremos con nuestra fidelidad responder al desafío de “hoy”, de permanecer en los distintos contextos en los que venimos a encontrarnos, a veces dramáticos, tratando hacer de todo ello, un terreno fértil donde cada una de nosotras viva su santidad cotidiana.

Comboni nos empuja a arriesgar y a tener una visión nueva. Esta visión debe empujar a cada una de nosotras a la esperanza ayudándonos así a levantar la mirada y haciéndonos entrever un futuro mejor para cada hombre y mujer de Centroáfrica.

Sor Rosaria Donadoni, misionera comboniana

Si crees en mí. El compromiso de la Pascua

18 Abr

Imagen

Desde Granada, hemos querido entrar en sintonía con toda la Iglesia, que vive el año de la fe propuesto por Benedicto XVI, con el cual nos invitaba a redescubrir la belleza de nuestra fe y la alegría de comunicarla.

La Pascua juvenil misionera que, como familia Comboniana, hemos propuesto y vivido junto a los jóvenes tenía por título: ¿Crees en mí? Demuéstralo. Suena a desafío y, es que realmente la fe nos desafía cada día a implicarnos en la transformación de la humanidad, a pasar de la palabra a la acción, pues como decía el apóstol Santiago en su carta: “¿De qué le sirve a un hombre alegar que tiene fe si no tiene obras” e insiste aun “la fe que no va acompañada de obras, está muerta del todo”. (St 2, 14.17).

Aquí se siente que la fe sigue viva, prueba de ello son el grupo de jóvenes que del 24 al 31 de marzo llegaron a Granada, con sus mochilas llenas de entusiasmo, alegría y disponibilidad, para prepararse y vivir juntos el misterio pascual. Creo que ha sido importante, cómo a través de las distintas actividades: oración, catequesis, reflexión personal, compartir de vivencias, visitas a las familias, testimonios misioneros, etc, nos hemos ido preparando para celebrar la gran noche pascual, donde todos, junto a la comunidad parroquial de Nuestra Señora de la Merced, que nos acogió, exultamos de alegría sintiendo a Cristo resucitar de nuevo en nuestras vidas.

Hemos vivido estos días al ritmo de una única interpelación ¿Crees en mí? Pero aunque si cada mañana nos levantábamos e íbamos a dormir con esta misma pregunta, el eco que provocó en cada uno de nosotros, seguramente era distinto cada día, porque juntos fuimos descubriendo lo que implica responder afirmativamente.

 

Imagen

 

Y así, al final del primer día, un eco resonaba en nuestros oídos: “si de verdad crees en mí. CompárteTe”. El viernes, descubrimos que compartirnos nos llevaba un poco más lejos, “si crees en mí, entrégaTe”…pero ¿cómo podemos entregarnos, si aún no te hemos encontrado?. Y entonces, comprendimos que Él sale a nuestro encuentro y nos repite aún: “Si crees en mí, encuéntraMe”. Y de qué vale encontrarte si no nos comprometemos. Y allí, el eco se hizo claro: “Si crees en mí, entonces embárcaTe”. Y fue así como todos, al final de la Pascua, terminamos embarcados con Jesús.

Puede sonar quizás, solo un juego de palabras, pero realmente cada una está cargada de significado, para quienes hemos vivido la experiencia del resucitado.

 

Imagen

 

Personalmente puedo decir, que ha sido un tiempo precioso, que me ha permitido contemplar el paso de Dios en mi vida y cómo me fue preparando para acoger el don de la vocación misionera, hasta que decidí embarcarme. Fue inevitable emocionarme, el domingo de pascua, mientras entronizaban el cuadro de Comboni en la parroquia, porque me di cuenta de la grandeza del don recibido, no solo a través de una vocación misionera, sino al mismo tiempo de un carisma específico: el de Comboni, que implica una responsabilidad hacia el mundo entero, pero en particular hacia aquellos que aún no conocen a Cristo.

 

Solo me queda dar gracias a cada uno de los jóvenes que con tanta sencillez y espontaneidad han enriquecido cada momento, por la profundidad con la que han vivido y compartido sus propias vivencias, y por la alegría que ha dado un toque especial a cada jornada, en especial la noche de pascua.

 

Gracias a los parroquianos por abrirnos sus puertas de par en par y permitirnos celebrar juntos nuestra fe. Gracias a mis hermanos y hermanas, miembros de la familia Comboniana, por esta bella experiencia de trabajo en equipo, donde vamos aprendiendo que cada uno, desde su diversidad, colabora a crear algo armónico y valioso.

 

Sigamos viviendo este tiempo pascual, en la alegría que nos dona el Resucitado y, sintiendo en lo profundo de nuestro ser, esa fuerza que nos impulsa a comunicar que Cristo verdaderamente está vivo en medio de nosotros.

 

Omaira Martin
Misionera Comboniana

¡Hemos visto al Señor!

15 Abr

Imagen

Cada encuentro es una oportunidad para ver al Señor que, Resucitado, habita en cada persona que se abre a Él: así lo hemos podido experimentar las misioneras Combonianas, que estuvimos reunidas en Madrid, del 2 al 7 de abril, para nuestra asamblea anual.

Como misioneras presentes en Europa (concretamente en: Inglaterra, Portugal, Francia, Alemania y España) hemos querido estar juntas estos días, para contemplar el paso de Dios y lo que nos exhorta a ser y vivir en este contexto europeo, donde las comunidades cristianas, necesitan ser revitalizadas, y donde a todas nos urge mantenernos en red, para dar una mejor respuesta a los desafíos que la sociedad nos plantea hoy y aquí.

A lo largo de nuestro encuentro, hemos tenido la oportunidad de conocernos y de compartir lo que cada una está haciendo desde los distintos ministerios: Animación misionera, pastoral juvenil, Justicia paz e integración del creado, medios de comunicación, inmigración y trata de personas. Es bonito ver como en nuestra diversidad personal y ministerial nos complementamos y vamos aportando nuestro granito de arena a la transformación del mundo, con la certeza de que otro mundo es posible, un mundo más justo y más rico en calidez humana.

Caminamos conscientes de no trabajar en vano, porque no estamos solas: somos una marea de gente unida por la misma causa. Dios guía siempre nuestros pasos y le vemos vivo en tantos hermanos nuestros que no se cansan de amar y de soñar. Si contemplamos el mundo, con las lentes de la fe, como decía Comboni, descubriremos tantos gestos que evidencian su Resurrección.

Continuamos a vivir este tiempo pascual con la alegría de tenerte entre nosotras y te pedimos nos concedas la gracia de ser creativas en el llevar adelante nuestro compromiso misionero.

 

 

¡Un abrazo con sabor a pascua a todos/as!

 

 

Omaira Martín

Imagen

El Amor ha vencido

5 Abr

El Amor ha vencido a la muerte

Imagen

Te quedas con nosotros

19 Dic

Te quedas con nosotros

Vivir con autenticidad el Amor

13 Oct

“Viviendo con autenticidad el amor, crezcamos en todo hacia Cristo” (Efesios 4, 15).

El día 9 de Octubre, víspera de la Fiesta de nuestro Fundador San Daniel Comboni, celebramos nuestra entrada oficial en el postulantado de las Misioneras Combonias, Pie Madri Della Nigrizia, en la capilla de la comunidad de Granada (España).

Nos acompañaron físicamente las hermanas que componen la comunidad formativa, Palmira y Cidalia (y Mª. Luz en espíritu), la provincial Ida Colombo, algunas hermanas de la comunidad de Madrid (Silvia, Omaira y Pino) y dos combonianos (el padre Ángel y el hermano Pablo). En espíritu, nos sentimos acompañadas por todas las hermanas de la Congregación, así como por todos nuestros familiares y amigos.

Fue una ceremonia sencilla y bonita. En ella acogimos las palabras de Jesús que nos pregunta: ¿Qué buscáis? y nos invita a ir a su casa y a ver, sintiendo que esa invitación refleja parte de lo que es la experiencia del postulantado. Elegimos como lema para este comienzo, la frase de San Pablo en la carta a los Efesios, que nos llama a vivir con autenticidad el amor de Jesús para en todo crecer hacia Él. Entendemos que no se puede vivir como cristianos sin enraizarnos en la autenticidad de ese amor, que se configura con nuestra historia vocacional y que queremos que sea el fundamento de nuestro sentir comunitario. Todo lo anterior, podemos resumirlo en una expresión de San Daniel Comboni: Con los ojos fijos en Jesús, amándolo tiernamente. Y es así como pretendemos caminar en esta etapa de nuestra vida, con todo aquello que somos puesto a disposición de Dios y de la misión.

Como símbolos elegimos unos ojos, unas manos y un corazón. Mientras leéis, deteneros un instante. Cerrad vuestros ojos, elevad vuestras manos al cielo y sentid el palpitar de vuestro corazón. Ojos, manos y corazón… ¿Para qué? Los ojos, fijos en Cristo, para verle a Él y para contemplar el mundo como Él lo hizo. Las manos para dar y acoger, para orar y trabajar, para abrazar todas las realidades que crucen nuestro camino. El corazón apasionado, latiendo al ritmo del amor por los más sedientos de Dios.

 

Para comenzar a conmover nuestras entrañas ante un misterio de amor tan grande como el de la cruz, recibimos una cruz misionera, con los colores de los cinco continentes. Estos también nos recuerdan que nuestra vocación es de misión ad gentes, de anuncio para aquellos que aún no conocen a Cristo.

Terminamos cantando con María, nuestra Madre, Alma Misionera y os invitamos a uniros a nosotras en una sola voz:

“Llévame donde los pueblos
necesiten tus palabras,
necesiten, tus ganas de vivir.
Donde falte la esperanza,
donde falte la alegría,
simplemente, por no saber de ti.”

¡Ah! Después de la celebración compartimos una deliciosa cena (con el salón engalanado) que supuso el broche de oro de nuestra noche de fiesta.

Os esperamos en Granada para compartir la alegría en la que vivimos.

Y que San Daniel Comboni interceda siempre por todos nosotros.

¡Hasta pronto!
Joana y Bea