Archivo | Diario de misión RSS feed for this section

Jesús Ruíz, nuevo obispo en Bangassou (R.C.A.)

12 Nov

JesusRuizMolinaDeParrocoMedioSelvaObispoAuxliarBangassou

Jesús Ruiz Molina nació el 23 de enero de 1959 en La Cueva de Roa, en la diócesis de Burgos.  Después de estudiar en el seminario menor y más tarde en el seminario mayor de Burgos, decidió marcharse con los Misioneros Combonianos. Con ellos realizó su formación en Moncada y más tarde en Paris. Fue ordenado sacerdote en 1987.

Enseguida después de su ordenación estuvo trabajando en la Animación Misionera en España y llegó al Chad en el 1996. Concretamente a la misión de Bedjondo en la diócesis de Sarh. Allí fue donde lo conocimos muchas de entre nosotras y donde pudimos trabajar con él. Fueron años duros, de mucho trabajo, de muchas situaciones dolorosas… pero también fue un tiempo de mucho compartir. En aquel momento nos tocó vivir en primera persona la muerte de uno de nosotros, un comboniano, Francesco Tomasoni. Jesús supo hacer frente a la situación desde su paz interior y su confianza en Dios.

En África ha trabajado quince años en el Chad y nueve en la República Centroafricana, siempre al pie del cañón, siempre haciendo una pastoral social… ¡y disfrutando con ello! Además es que eso se le ve en la cara y en su forma de ser… disfruta estando con los demás, trabajando para los demás, buscando condiciones de vida mejores para los demás…

Para él la fe no es una ideología, sino una persona, Jesucristo, y esa fe que él vive desde la alegría y la confianza, se transmite más tarde en su quehacer cotidiano

Se podrían decir muchas cosas sobre Jesús, pero para mí, hay varias cosas que siempre me cautivaron: su saber escuchar, su inmensa paciencia con la gente, su estar con ellos en las buenas y en las malas. Y sobre todo me encanta su humor y su fina ironía. Con él no estás nunca a disgusto, sabe crear el ambiente propicio para cada uno en el momento y el espacio justo.

Hoy día 12 de Noviembre ha sido consagrado obispo en Bangui, la capital centroafricana porque su diócesis de Bangassou vive momentos difíciles.

RCA_-_Diocesi_di_Bangassou

Diócesis de Bangassou en color verde intenso

Quien lo conoce sabe que con Jesús Ruiz ya ha ganado un amigo, pero no un amigo cualquiera, sino un amigo para toda la vida. Él es de los que mantienen su fidelidad y su amistad a pesar del tiempo y de la distancia.

La Iglesia de Bangassou en Centroáfrica no gana solamente a un obispo, sino que gana a un gran ser humano, a un padre y a un amigo.

Nuevo-Ob.-aux-780x585

¡Gracias, Jesús, por ser tú mismo!

María del Prado, Fernández Martín. Misionera Comboniana

Anuncios

ENCARNITA CÁMARA DESDE UGANDA

31 Oct

Queridas amigas/os, colaboradoras/es de mi misión y familiares, espero que estéis bien:

De nuevo os escribo para compartir algo de lo que vivimos en Aboke, ya que también me gustaría formara parte de vuestras vidas.

Las actividades cada vez son más y gracias a todos vosotros van adelante sin dificultades; algunas de éstas son: La formación de las niñas madres y ayuda médica para ellas y sus bebés,  formación humana y espiritual de diferentes grupos. También la  ayuda económica a algunos niños para que puedan ir al colegio, y a personas muy pobres en las necesidades básicas, como son  comida y medicinas además de otras  muchas  actividades esporádicas que surgen cada día.

Admiro a los niños que me envían dinero para ayudar a los más pobres y a quienes  los enseñan a desarrollar sentimientos solidarios. Doy las gracias de todo corazón a todos y especialmente a quienes aportan lo que necesito para desarrollar mi trabajo pudiendo hacer cosas como poner gasolina para ir a las otras misiones, reparar las cosas que se nos estropean, etc.  ¡GRACIAS DE TODO CORAZÓN Y QUE EL SEÑOR OS RECOMPENSE!

GRATA VISITA: Quisiera empezar compartiendo con todos/as una gran alegría:

En el mes de Julio vino   mi sobrina Noelia  a visitarme. Es la primera persona de mi familia que viene a mi misión después de llevar 32 años en África, como podréis imaginar me hizo mucha ilusión.

02

               En la foto Noelia y yo  visitando a Geoffrey y su gran familia

Una de las muchas visitas que hicimos durante su estancia allí, fue a la familia de Geoffrey, un trabajador nuestro que tiene una extensa familia (como podéis ver en la foto). Estando allí llegaron los hijos de la escuela diciendo que si no pagaban los meses que debían no podrían volver y contaron las dificultades que tenían para costear la educación de todos sus hijos. Ella generosamente les dio una cantidad para que durante un tiempo no tuvieran esos problemas. La anécdota fue que apareció Geoffrey trayendo una gallina  para agradecerle la visita y la ayuda. (Eso es muy valioso para ellos, puesto que es un suministro de huevos y carne de lo cual, no están muy sobrados) Imaginaros la situación, porque Noelia no había tocado nunca una gallina pero debía cogerla para demostrar que aceptaba el regalo y lo hizo como pudo… Al final  menos mal que apareció un chico que se la llevó en bicicleta a nuestra misión. ¡No quiero pensar el camino de vuelta que nos esperaba con la gallina!

La gente de aquí se alegró mucho de conocerla,  ella también estuvo feliz  de conocer las maravillas de Uganda, que son muchas, y a su gente.  Creo que la visita a la misión, haber visto la precariedad de vida a todos los niveles y gente que vive casi sin nada, especialmente la vida de los niños,  será una  experiencia muy positiva para su vida.

SOBRE LAS NIÑAS MADRE: La formación de estas jóvenes mamás sigue adelante. Algunas aún siguen aquí en Aboke terminando la escuela primaria y otras ya están en las escuelas profesionales de Lira.

03

Cuando van a estas escuelas, como veis en la foto, tienen que llevarse todo lo que necesitan, como el  colchón, bidón para el agua, escobas y azadones.

Dejan a sus niños aquí en Aboke con sus abuelas o algún familiar, los cuales cuando el niño se pone enfermo me lo traen para que les ayude a pagar dispensario y medicinas.

La formación que estas jóvenes mamás están recibiendo es apreciadísima por toda la población y es realmente lo que les va a proporcionar un futuro en el cual han puesto todas sus esperanzas. Sin embargo no todas han entendido esta gran oportunidad y han abandonado el programa de formación.

Algunas han desaparecido y después he sabido que se han ido con algún hombre, incluso alguien que ya tiene otras mujeres; otra incluso ha abandonado a su niña con un año y siete meses, porque el hombre con el que se ha ido le ha dicho que no quiere niños de ningún otro hombre…

¡Algo inexplicable! Os cuento esto para que comprendáis mejor nuestros problemas y sufrimientos, pues es tristísimo ver a esta niña tan pequeña viviendo con su bisabuela y cómo espera que venga su madre, por el camino que se fue.

Aquí vemos a unas jóvenes mamás de la escuela de corte y  confección aprovechando el cemento de la entrada dela clase como pizarra gigante,  y otras en clase

EVELINE Y SUS NIÑOS: En las cartas anteriores os hablé de Eveline y sus niños, Fortunate y Ramsés. Os informo como siguen: Les compramos un terreno y ya hemos terminado de construirle su casa. (En la foto veis las cabañas, una es la cocina y la otra donde viven; además tienen el servicio)

Eveline es la que está a mi izquierda con la blusa roja, Fortunate la que está entre las dos y Ramsés, el que está delante de Fortunate. Los demás son los vecinos.

El futuro de estos niños ahora no es tan  desolador como se presentaba, pues tienen un lugar donde vivir y también  algo de tierra para poder cultivar.

Fortunate y Ramsés se hicieron muy amigos de Noelia y ella también les tomó mucho cariño. Generalmente, cuando salen del colegio, suelen pasarse por la oficina de la parroquia a saludar, contarme cosas del colegio y sobre todo a ver si les doy un caramelo… Los niños son extraordinarios y muy buenos. Fortunate, con sus cinco añitos,  cuida de Ramsés como si fuera una persona mayor.

El problema que tenemos  es su madre, porque  tiene un carácter muy complicado, no trata bien a los niños ni a nadie. Así que todo lo que hacemos  por esta familia es pensando en el futuro de  los dos niños porque no sabemos cómo será la vida para ellos.

RONALD  Y  SUS  HERRAMIENTAS  DE  ALBAÑIL:

07  El chico con la camiseta blanca es Ronald, terminó el curso de 3 años de construcción el año pasado y desde entonces no ha podido hacer ningún trabajo porque no tenía dinero para comprarse las  herramientas necesarias. Hemos comprado lo que necesita para trabajar y ahí lo veis “manos a la obra” con un ayudante y todo.

Si necesitáis alguna explicación más sobre alguno de los temas me lo decís y os la mando; no me extiendo más  porque no quisiera cansaros.

Un abrazo a todos y todas y nuevamente deciros que agradezco mucho vuestra ayuda e interés por mi misión. No podremos cambiar el mundo, pero sí el mundo de alguna persona, gracias a cada una/o de vosotros;

Encarnita Cámara Liébana; Misionera Comboniana, desde Aboke (UGANDA)